Buscar
  • Jaime Lara Lara

La paradoja norteamericana

La entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá abre una nueva etapa en la relación entre estas economías. Desde 1994, con la introducción del antecesor de este acuerdo, El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, se ha reconfigurado la matriz productiva de la economía mexicana, con el crecimiento de sectores exportadores como el automotriz y con el estancamiento de otros donde México contaba con escasas ventajas competitivas.


El ascenso de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos significó una etapa de incertidumbre para las empresas y sectores exportadores, con cambios en las decisiones de inversión como la cancelación de la planta de la empresa Ford en San Luis Potosí. Con la entrada en vigor del nuevo tratado llega a su fin esta etapa de incertidumbre. Las reglas se han modificado, aunque no sustancialmente. Entre los cambios más importantes se han vuelto más estrictas las reglas de origen para la industria automotriz; es decir, se requerirá que en mayor medida los componentes de los vehículos sean producidos con insumos de los países firmantes del tratado, incluyendo clausulas acerca de los componentes producidos en zonas donde el salario sea mayor a 16 dólares por hora. Por otro lado, y como fruto del descontento por la relocalización de plantas de Estados Unidos a México debido a los bajos salarios en nuestro país, el nuevo acuerdo incluye el compromiso de nuestro país a un mayor respeto a los derechos de negociación colectiva de los trabajadores. El nuevo acuerdo puede ser favorable para México si logra desarrollar ventajas competitivas distintas a los bajos salarios y aprovecha las oportunidades que puede generarle la disputa entre Estados Unidos y China.


Sin embargo, el acuerdo comercial no será suficiente para lograr la integración de México a una posible región de Norteamérica. La llegada de Trump a la Presidencia de los Estados Unidos y su discurso antiinmigrante ha significado un aumento de las restricciones a la migración, particularmente la que tiene su origen y su tránsito por México; además de medidas más agresivas de deportación de migrantes con una larga estancia en los Estados Unidos, muchos de ellos con familia e hijos en ese país o siendo jóvenes que han crecido y actualmente estudian en los Estados Unidos. Se vive con la angustia permanente por la amenaza que las deportaciones significan para la unidad familiar y para las carreras profesionales de los jóvenes. Paradójicamente, el período de apertura comercial entre las economías ha sido también uno en el que las restricciones a la migración entre estos países han sido mayores en la historia de la frontera común. Ello hace que la integración sea parcial y más bien parte de una relación desigual de México con sus vecinos del norte.


Desde el gobierno mexicano se ha visto como un éxito la entrada en vigor del nuevo acuerdo. Y en parte esto es así, el nuevo acuerdo permite a México conservar una planta productiva importante dedicada a la exportación y es una señal de estabilidad en el largo plazo necesaria para las decisiones de inversión del sector privado, algo fundamental en la recuperación de la actual crisis económica. Pero al igual que en 1994, no deben exagerarse las posibles ganancias del libre comercio para el crecimiento económico. Si bien la estructura productiva de México se ha modificado sustancialmente, los incrementos en el ingreso en los últimos años han sido más bien modestos y la distribución de los beneficios ha sido regionalmente muy desigual, con los estados del Sur del país estancados económicamente por décadas. Deberán resolverse otros obstáculos para el crecimiento económico del país si se desea una mayor convergencia con los niveles de producción de nuestros vecinos del norte. Quizá solamente así las negociaciones con los Estados Unidos y Canadá podrían hacerse en planos de mayor igualdad entre las tres naciones.


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Pendientes del empleo

Llevamos más de un año desde el inicio de la pandemia del coronavirus en nuestro país. Las consecuencias económicas fueron devastadoras, con una caída mayor al 8 por ciento del PIB en 2020. Este año l

Perfil de votantes

Pronto serán las elecciones locales y federales en San Luis Potosí. Los políticos y sus equipos de campaña tratarán de influir en la decisión de los votantes con toda clase de estrategias, intentando

La realidad del agua

En el último mes el acueducto que provee agua la capital potosina desde la presa El Realito ha sufrido varias interrupciones en el servicio. La infraestructura asociada a este acueducto carece de capa