Buscar
  • Jaime Lara Lara

Pendientes del empleo

Llevamos más de un año desde el inicio de la pandemia del coronavirus en nuestro país. Las consecuencias económicas fueron devastadoras, con una caída mayor al 8 por ciento del PIB en 2020. Este año le economía ha comenzado un período de recuperación, con el pronóstico más reciente de la encuesta del Banco de México cercano al 4.5 por ciento de crecimiento, más optimista para 2021 que hace unos meses. Aunque estamos en período de recuperación no hay que olvidar que la actividad económica aún no alcanza los niveles previos a la pandemia.

Además, uno de los problemas más importantes de una crisis económica es que tiene un efecto desigual entre los individuos. Mientras que para algunos solo es un período de incertidumbre y preocupación, para otros significa la pérdida de un empleo que pueden tardar años en recuperar; y cuando lo consiguen puede ser con ingresos significativamente menores a los que tenían previamente. En México, entre marzo de 2020 y marzo de 2021, 2 millones de personas que estaban ocupadas aún no encuentran una ocupación; algunos la buscan activamente y otros de plano se encuentran desalentados para buscar trabajo dadas las escasas oportunidades de encontrarlo.

En crisis anteriores una posibilidad para quienes perdían su empleo era refugiarse en empleos informales como el comercio u otros pequeños negocios familiares. Sin embargo, esta crisis ha sido diferente, por la necesidad de mantener la sana distancia algunas actividades que eran refugio para quienes querían buscar un ingreso no están completamente abiertas todavía.

El empleo formal, aunque también está en período de recuperación, aún está lejos de los niveles alcanzados antes de la pandemia. Según los datos del IMSS, en marzo de 2021 la caída era todavía mayor a un 2 por ciento comparado con un año previo. Esta caída ha sido más pronunciada para los jóvenes, entre aquellos que tienen menos de 29 años la caída es mayor al 4 por ciento. Por sectores, las actividades en las que se incluye la preparación de alimentos y hotelería continúan como las más golpeadas, con una caída todavía cercana al 8 por ciento.

Un sector que podría ser líder en la recuperación es la construcción; sin embargo, también muestra una caída del 4 por ciento. Esto último en parte se debe el poco impulso recibido por la obra pública; quienes viven en San Luis Potosí son testigos de que varias obras públicas importantes que se habían iniciado el año pasado no han recibido los recursos necesarios para completarse. Al parecer esto es algo que ocurre de forma generalizada en el país.

Habría que decir que no todo son noticias negativas. A diferencia de crisis anteriores donde hubo una disminución muy fuerte del poder adquisitivo del salario, en esta ocasión los salarios de cotización han aumentado más que la inflación. En suma, aunque a nivel general estamos en época de optimismo, las secuelas catastróficas de esta crisis permanecen en muchos hogares para los que no se han implementado las medidas de compensación adecuadas. Para ellos la crisis sigue presente. Si ya no cuentan con ahorros quizá en una forma peor que el primer día.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Perfil de votantes

Pronto serán las elecciones locales y federales en San Luis Potosí. Los políticos y sus equipos de campaña tratarán de influir en la decisión de los votantes con toda clase de estrategias, intentando

La realidad del agua

En el último mes el acueducto que provee agua la capital potosina desde la presa El Realito ha sufrido varias interrupciones en el servicio. La infraestructura asociada a este acueducto carece de capa

La economía de las vacunas

En los últimos días hemos recibido noticias desalentadoras para quienes esperábamos un rápido final de la pandemia en 2021. El cronograma anunciado para la vacunación por parte del gobierno federal no