Buscar
  • Jaime Lara Lara

Cambios en Banxico

El inicio de este año marca también el inicio de la gestión de la economista Victoria Rodríguez Ceja como gobernadora al frente del Banco de México. Con ello culmina un ciclo de nombramientos en la junta de gobierno de esta institución bajo propuesta del actual presidente de la República, de modo que la mayoría de los miembros han sido nombrados en esta administración, por lo que se ha especulado si este nombramiento implicará un cambio fundamental en la orientación de las políticas a cargo del banco central. Otra de las razones por las que el nombramiento de Victoria Rodríguez Ceja ha causado incertidumbre es porque hace unos meses se había anunciado por parte del ejecutivo federal al ex Secretario de Hacienda Arturo Herrera como su propuesta para dirigir el banco central. No ha habido una explicación clara de las razones del cambio de último momento en la propuesta.


De forma prioritaria el banco central en nuestro país tiene el mandato de controlar la inflación, aunque en la práctica sus decisiones tienen implicaciones para estimular la actividad económica. El escenario inicial para la nueva gestión es complejo, pues en los últimos meses la inflación se ha incrementado hasta alcanzar niveles superiores al 7 por ciento. Por otro lado, la actividad económica, aunque en recuperación, aún está lejos de los niveles potenciales previos a la pandemia y todavía no es claro el efecto que pueda tener la nueva ola de COVID-19 en la economía mundial y nacional.


La forma más importante que en los últimos años ha tomado la política monetaria a cargo del banco central en nuestro país es la fijación de una tasa de interés objetivo, con ello el banco influye en la cantidad de liquidez en la economía con lo que se afecta la formación de precios y la actividad económica en general. Para tratar de contener el incremento de la inflación y hacer creíble el compromiso del Banco de México con su meta de inflación en los últimos meses se ha incrementado esa tasa de interés objetivo.


Estas decisiones no han sido unánimes en su junta de gobierno, el economista Gerardo Esquivel ha votado en contra, considerando que el incremento de esa tasa de referencia puede tener un efecto adverso en la recuperación económica y que el brote inflacionario que hemos visto recientemente se corregirá en los próximos meses sin necesidad de una postura tan agresiva del banco central, en todo caso ha sugerido incrementos menores en la tasa de interés objetivo. Esta postura no es nueva, ya que el economista ha sido crítico de las políticas del banco central en las últimas décadas considerando que han obtenido le estabilidad a cambio del estancamiento económico.


Hasta ahora la nueva gobernadora ha mantenido un discurso de compromiso con el combate a la inflación similar al de su antecesor, aunque no debería descartarse que haya cambios marginales en los posibles incrementos futuros a la tasa de interés objetivo, esperando no desajustar las expectativas de inflación a largo plazo y permitiendo un ambiente más favorable para la recuperación económica. Lo que sí es indudable es que la nueva gestión al mando de Banxico tendrá que marcar una parte trascendental de su legado justo en los primeros meses al frente de esta importante institución. Esperemos sea para el bienestar general.

68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Es conocido que los mexicanos hacemos poco uso de los servicios financieros. Por ejemplo, en 2021, solamente el 10 por ciento de los adultos contaba con una tarjeta de crédito bancaria, y menos del 1

Las políticas para contener la migración en los Estados Unidos sufrieron un cambio significativo a inicios de este siglo, cuyos costos sociales y resultados rara vez se tienen en cuenta en la academia

Una de las quejas más frecuentes de los jóvenes es que parece que estudiar no garantiza una mejor posición en el mercado laboral al egresar. Aunque en promedio, y en el mediano plazo, aquellos con may