Buscar
  • Jaime Lara Lara

Mercado laboral de los jóvenes

Una de las quejas más frecuentes de los jóvenes es que parece que estudiar no garantiza una mejor posición en el mercado laboral al egresar. Aunque en promedio, y en el mediano plazo, aquellos con mayor escolaridad tienen ingresos laborales más altos, el inicio de la vida laboral puede ser muy complicado para todos los niveles de estudios.


En los primeros 5 años después de haber terminado sus estudios los jóvenes enfrentan altas tasas de desempleo, más del doble que el resto de la población. También los jóvenes suelen encontrarse en mayores proporciones en la categoría de disponibles, es decir, que no están buscando activamente trabajo, pero les gustaría trabajar si tuviesen una oportunidad. Cuando por fin encuentran un empleo, los ingresos que reciben los jóvenes son mucho menores que los de otras personas con los mismos niveles educativos. Esto último se puede explicar por dos razones. Por un lado, una parte importante de las habilidades valoradas por los empleadores se desarrolla con la experiencia laboral. Por otra parte, en ocasiones se acepta cualquier posición al inicio de la vida laboral con tal de estar empleado, pero no es el mejor empleo al que se puede aspirar para el nivel de habilidades del joven.


Desde el primer empleo, los jóvenes empiezan una búsqueda que los lleva a cambiar de empleo muchas veces. La mayor parte de estos cambios de empleo les permiten ir accediendo a mayores ingresos o a empresas con una mayor oportunidad de aprendizaje y ascenso interno. Esta búsqueda no solo se circunscribe a lo local y son los jóvenes quienes tienen mayores tasas de migración. El proceso puede durar más de una década hasta que logran empleos más estables y mejor remunerados.


El éxito de esta larga travesía de la vida laboral puede verse suspendido o definitivamente eliminado en períodos de crisis económica como la que acabamos de vivir durante la pandemia. Generalmente los jóvenes ocupan puestos de trabajo que son los primeros en recortarse ante una disminución de la actividad de las empresas. Las investigaciones sobre el mercado laboral de los jóvenes muestran que las generaciones que ingresan al mercado de trabajo durante una crisis no solo tienen problemas en los primeros años de su vida laboral, sino que el efecto negativo puede trasladarse a toda su trayectoria laboral. Estas generaciones tendrán menores ingresos o peores condiciones de empleo después de 10 años de haberse graduado.


En la crisis económica de la pandemia no existieron nuevas medidas de política pública enfocadas en una rápida reincorporación de los jóvenes al empleo, en particular el empleo con mejores condiciones de trabajo. A nivel federal se continuo con los programas previamente existentes, sin una evaluación, rediseño y ampliación para obtener mejores efectos. Al iniciar el sexenio, el programa Jóvenes Construyendo el Futuro fue una iniciativa ambiciosa, pero ha enfrentado diversos problemas y en estos años críticos de la pandemia tuvo una cobertura más limitada. Por ello, estamos en riesgo de que las generaciones egresadas durante la pandemia de todos los niveles educativos tengan peores condiciones en el mercado laboral durante la mayor parte de su vida.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Es conocido que los mexicanos hacemos poco uso de los servicios financieros. Por ejemplo, en 2021, solamente el 10 por ciento de los adultos contaba con una tarjeta de crédito bancaria, y menos del 1

Las políticas para contener la migración en los Estados Unidos sufrieron un cambio significativo a inicios de este siglo, cuyos costos sociales y resultados rara vez se tienen en cuenta en la academia

En los últimos meses hemos visto como las tasas de inflación se han elevado significativamente. Según el último reporte del INEGI, en la primera quincena de abril los precios se habían incrementado en