Buscar
  • Jaime Lara Lara

La economía de las vacunas

En los últimos días hemos recibido noticias desalentadoras para quienes esperábamos un rápido final de la pandemia en 2021. El cronograma anunciado para la vacunación por parte del gobierno federal no se está cumpliendo. Además, las últimas semanas han sido las de mayores casos y muertes desde que inicio la pandemia hace ya casi un año; por lo que la tardanza en la vacunación se vuelve más desesperante para los ciudadanos.

Desafortunadamente el desarrollo de nuevas vacunas no es un proceso rápido y el aumento de la producción no ha sido el esperado por parte de los laboratorios que ya tienen vacunas autorizadas, por ello vemos que los países están compitiendo para reservar las cantidades suficientes para sus ciudadanos. Hasta el día de hoy los más exitosos han sido países pequeños como Israel o los Emiratos Árabes Unidos, seguidos de naciones ricas como Estados Unidos e Inglaterra donde ya casi 1 de cada 10 de sus ciudadanos ha sido vacunado. Otros, como México o Brasil, apenas han recibido lo suficiente para empezar a vacunar a su personal médico. Por último, hay países, típicamente los más pobres del mundo, que todavía no pueden iniciar su plan de vacunación. Así a nivel global apenas se tiene vacunada a cerca de 1 de cada 100 personas.

Ante el temor que genera la pandemia es comprensible que los países intenten acaparar el mayor número de vacunas para cubrir a toda su población; sin embargo, esta competencia puede ser dañina para una estrategia global de control de la pandemia más eficiente. Podría ser preferible vacunar a una cierta proporción de la población en los países pobres antes de finalizar la vacunación en los países de mayor ingreso para salvar más vidas. Incluso, puede ser que si la pandemia continua en algunos países porque no han tenido acceso a las vacunas de todos modos la economía de los países más ricos se vea afectada dado la integración económica mundial. Sin embargo, parece que los mecanismos de coordinación internacional de las Naciones Unidas no están siendo suficientes para lograr la solución más eficiente y por eso vemos medidas como el control de exportación de vacunas como las adoptadas por Europa en los últimos días.

Lo que ocurre a nivel global también puede ocurrir internamente en los países. Es comprensible que todos queramos ser vacunados en primera o segunda instancia para evitar un riesgo a nuestra salud, muchos estarían dispuestos a pagar una alta cantidad de dinero por ello. Incluso, como ya ha ocurrido, algunos responsables locales de vacunación se han arriesgado a perder su trabajo con tal de saltarse el orden de priorización del personal de salud o incluir a familiares. Pero si el objetivo es salvar el mayor número de vidas posible no necesariamente quien esté dispuesto a pagar más deberá ser vacunado primero.

Es previsible que en las próximas semanas o meses el ritmo del proceso de vacunación aumente, por lo que el control de quienes recibirán prioritariamente la vacuna puede ser más complejo. No es claro que el gobierno cuente con la planeación y recursos adecuados para ello; en los últimos días cuando se dio a conocer un portal de internet para registrarse el sistema ha tenido múltiples fallas. En algunas etapas posiblemente sea preferible que recurra al sector privado para completar la tarea. Habrá que apelar a la conciencia cívica y la paciencia de los ciudadanos para que este proceso sea menos deficiente.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Pendientes del empleo

Llevamos más de un año desde el inicio de la pandemia del coronavirus en nuestro país. Las consecuencias económicas fueron devastadoras, con una caída mayor al 8 por ciento del PIB en 2020. Este año l

Perfil de votantes

Pronto serán las elecciones locales y federales en San Luis Potosí. Los políticos y sus equipos de campaña tratarán de influir en la decisión de los votantes con toda clase de estrategias, intentando

La realidad del agua

En el último mes el acueducto que provee agua la capital potosina desde la presa El Realito ha sufrido varias interrupciones en el servicio. La infraestructura asociada a este acueducto carece de capa