Buscar
  • Jaime Lara Lara

Exclusión financiera

Es conocido que los mexicanos hacemos poco uso de los servicios financieros. Por ejemplo, en 2021, solamente el 10 por ciento de los adultos contaba con una tarjeta de crédito bancaria, y menos del 1 por ciento utiliza algún fondo de inversión. Esta baja penetración de los servicios financieros en la población en general ha sido una característica durante las últimas décadas y suele ser una preocupación de política pública. Factores como los costos de los servicios, los bajos rendimientos de los instrumentos de ahorro, la distancia a los establecimientos donde se contratan estos servicios, la escasa comprensión de las ventajas que pudieran brindar algunos servicios o la falta de confianza del público a raíz de crisis financieras previas han sido factores con los que se ha tratado de explicar este fenómeno. En última instancia, la falta de cobertura de los servicios financieros podría estar limitando la posibilidad de hacer frente a situaciones adversas en los hogares, o afectando las opciones para la movilidad social.


La escasa cobertura de los servicios financieros no se limita solamente a los individuos y hogares, sino que también alcanza a las empresas. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas 2021, desde el inicio de las operaciones solamente el 43.2 por ciento han tenido algún tipo de financiamiento, y cerca de una tercera parte perciben la falta de financiamiento o los altos costos del mismo como una limitante para su crecimiento. El financiamiento no siempre proviene de las instituciones financieras, sino que a veces debe recurrirse a los proveedores o la familia. Se pudiera pensar que estos números se deben a la proliferación de micronegocios en el país, pero la encuesta se realizó entre empresas que contaban con al menos 6 empleados. La falta de acceso a financiamiento adecuado para las empresas puede, entre otras razones, ser una de las causas de una baja tasa de inversión que se ha agudizado en los últimos años, limitando una de las fuentes clásicas de crecimiento de la economía. De hecho, el principal uso que le darían al crédito las empresas encuestadas es la inversión en capital fijo o tecnología.


En el país existen instituciones que tienen como uno de sus objetivos mejorar la inclusión en los servicios financieros para individuos o empresas, como el Banco del Bienestar o Nacional Financiera. La primera institución, por ejemplo, tiene como objetivo en estos años ampliar el número de sucursales en este sexenio hasta alcanzar a todos los municipios del país, aunque parece que su principal función será administrar la dispersión de programas sociales. No sabemos todavía si eso tendrá algún resultado respecto al uso de otros servicios como los seguros, el crédito o instrumentos de ahorro con costos y rendimientos aceptables para los individuos o empresas. Tampoco existe discusión pública importante acerca de políticas alternativas para hacer algo al respecto.


El proceso inflacionario que vivimos en los últimos meses seguramente mantendrá la atención de las instituciones encargadas de la regulación del sistema financiero en el control de la inflación y en la estabilidad del sistema en los años que le restan a la actual administración federal. Ambos objetivos son trascendentales. La posibilidad de una ampliación de la cobertura de los servicios que permita promover el crecimiento al parecer quedará como otro pendiente del país.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las políticas para contener la migración en los Estados Unidos sufrieron un cambio significativo a inicios de este siglo, cuyos costos sociales y resultados rara vez se tienen en cuenta en la academia

Una de las quejas más frecuentes de los jóvenes es que parece que estudiar no garantiza una mejor posición en el mercado laboral al egresar. Aunque en promedio, y en el mediano plazo, aquellos con may

En los últimos meses hemos visto como las tasas de inflación se han elevado significativamente. Según el último reporte del INEGI, en la primera quincena de abril los precios se habían incrementado en